martes, 23 de agosto de 2016

84, CHARING CROSS ROAD



Helene Hanff
EE.UU
Novela Epistolar 1970

¡Dios salve a Los libros de Maria Antonieta y a sus recomendaciones! Es curioso que este libro haya pasado por mis manos varias veces (mientras limpiaba la mesa de recomendaciones o cuando lo buscaba para algún cliente) y no había reparado siquiera en leer su sinopsis. Estaba atendiendo en caja cuando un señor llegó para pagar este pequeñito libro (por cierto, en una edición hermosa por Anagrama) que recordé la recomendación de Maria Antonieta (si es que así se llama).

84, Charing Cross Road  (Londres)  es la dirección dónde se encontraba Marks & CO  una librería -ahora, en su lugar, lo ocupa una ratmacdonal- que se dedicaba a la venta de libros de segunda mano, antiguos y agotados de ediciones raras. Nuestra querida Helene Hanff (digo "nuestra querida" porque estoy segura que la van a querer) es una escritora de guiones, que vivía en Nueva york a duras penas -no se gana pero goza- y como toda lectora voraz y apasionada es exigente con los libros que desea devorar, por momentos llega a ser caprichosa con un sentido del humor peculiar. Helene conoce esta librería gracias a una reseña y a un amigo que hace pedidos a esta. Se vuelve constante el envió de cartas, que las responde caballerosamente Frank Doel librero de Marks& CO y con el resto del personal. Cada carta va transmitiendo un grado de confianza y amistad e intimidad que perdura a lo largo de 20 años, desde 1949 hasta -supongo- 1969.

Como "librera" (según yo soy librera/cajera)  me emocionó mucho; mientras lo leía me preguntaba si algún día tendría esa afinidad con algún cliente...¿alguien querrá ser mi amigo por correspondencia?

Un final un poco triste pero supongo que c'est la vie. Recomendable para cualquier lector apasionado por los libros.



"cada primavera hago una limpieza general de mis libros y me deshago de los que ya no volveré a leer, de la misma manera que me desprendo de las ropas que no pienso ponerme ya más. A todo el mundo le extraña esta forma de proceder. Mis amigos son muy peculiares en cuestión de libros. Leen todos los best sellers que caen en sus manos, devorándolos lo más rápidamente posible... y saltándose montones de párrafo según creo. Pero luego JAMÁS releen nada, con lo que al cabo de un año no recuerdan ni una palabra de lo que leyeron. Sin embargo, se escandalizan de que yo arroje un libro a la basura o lo regale. Según entienden ellos la cosa, compras un libro, lo lees, lo colocas en la estantería y jamás vuelves a abrirlo en toda tu vida, ¡PERO NUNCA LO TIRAS! ¡JAMÁS DE LOS JAMASES SI ESTÁ ENCUADERNADO EN TAPA DURA! Pero... ¿por qué no? Personalmente creo que no hay nada menos sacrosanto que un mal libro e incluso un libro mediocre."